¡Hoy cumplo 27 años!

Ustedes dirán: “¿27 años? sí, ¡en cada pata!“, pero es cierto. Tal día como hoy, 24 de octubre de 1987, víspera del día de Los Remedios (fiesta grande de mi pueblo), mi familia regresaba a Tenerife después de 18 años en Alemania, y con ellos yo, un mocoso que hablaba más alemán que español y que no sabía muy bien qué estaba pasando.

¡Arre burro!

Fueron unos años complicados para mis padres. Dieciocho años alejados de su tierra, intentando labrarse un futuro en un país que -en aquella época- no acogía especialmente bien a los extranjeros, pero también fueron años bonitos y llenos de recuerdos.

Yo en la nieve

Hace unos meses tuve ocasión de volver con mis padres y mi novia a Alemania. Fue emocionante volver a ver la casa donde vivimos, el colegio al que fui, los parques en los que comía tierra a puñados… y ver a mis padres con las mayores caras de ilusión que puedo recordar.

Mis padres señalando a la que era nuestra casa

Ahora, 27 años después, tengo que dar las gracias a mis padres por haberme permitido crecer en Tenerife. He viajado por algunos países -no tantos como me gustaría- y he visto sitios increíbles, pero todavía no he encontrado un lugar en el que pudiera vivir más a gusto que aquí. Si tú que estás leyendo esto no eres canario… ¡no sabes lo que te pierdes, amigo!

También tengo un mensaje para todos ustedes, los que me han acompañado en estos 27 años de vida tinerfeña. Los que han sido -y son- mis amigos de toda la vida, los nuevos amigos, los que ya no veo tanto, los que alguna vez han tenido una bronca conmigo, los que han sufrido mis bromas pesadas y chistes malos, las personas que han ocupado un huequito en mi vida… a todas ellas: GRACIAS por estar ahí, GRACIAS por participar de este juego.

¡Sigamos jugando!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.