La parábola del Bur...
 
Notifications
Clear all

La parábola del Burro y el Guanajo.

Daniel Luis Morales
(@daniel-luis-morales)
Noble Member

(Extraído del Evangelio según San Paco.)

Érase granja, la cual era hogar donde convivían en armonía multitud de animales, vacas, bueyes, caballos, pollos. Habíase entre todos ellos un burro y un guanajo (pavo) los cuales eran el orgullo de la granja. Un día llega la nueva de que al guanajo habría de ser vendido a una granja vecina, para exhibirlo y cebarlo aún más.

A modo de despedida, los habitantes de la granja deciden reunirse a charlar como buenos cofrades.

Mientras todos disfrutaban del solaz y el esparcimiento que siempre provee el retiro y la buena compañía, un gallo que era sabio, se les acerca al burro y al guanajo, que sabiéndose centro de admiración del resto estaban algo apartados. 

Miró el gallo con su cresta alta al burro, y con expresión seria le dice:

"Llevo varias días observándote, eres objeto de cargas, el amo te utiliza para largos viajes a lugares distantes, trasladando todo tipo de mercancías las cuales son llevadas sobre tu lomo, incluso muchas veces has tenido que sustituir a los bueyes en el arado y tras mucho bregar el amo te encierra en el establo y te da muy buen heno, pero sin embargo a nuestro amigo el guanajo que es muy vistoso,  pero que nunca ha salido de la granja se ve que el amo le quiere más, ya que sin tener que hacer tanto como tú, y mientras se pavonea por toda la granja con su gran moco rojo, recibe ración doble y triple de alimento y es objeto de alabanza y de gran ceba."

Tocó este discurso la vanidad del burro y con mirada entre pensativa y resignada... exclamo:

"¡Hechos!"

Esto no fue bien visto a ojos del guanajo, que hizo el peculiar sonido que hacen los de su especie 

No contentándose con su parafraseada, continúo con altivez el gallo, ahora dirigiéndose al guanajo que le miraba entre colérico y asombrado.

Dijo el gallo: "Y tú,  mi estimado gran guanajo, (con sinceridad te he de hablar), creo que los de la otra granja no te deberían de comprar, porque al final de poca utilidad serás y allí solo te han de inflar aún mas de lo que ya estás, ¡mírate ya a punto de reventar estás!"

Fue demasiado esto para la soberbia del guanajo, (acostumbrado al elogio continúo y a la algarabía incesante de otros guanajos, mientras él corría esquivando a los pollos de la granja con gran habilidad).

Y con gran desprecio -pero de manera queda- dijóle al gallo al oído: (no fuera ser que lo oyeran los otros animales y se le cayera el cartel de "gran guanajón" que tenía)

"¡¡¡Burro!!!"

A

This topic was modified 4 meses ago by Daniel Luis Morales
Quote
Topic starter Posted : 22/01/2022 1:19 pm
Share: